fbpx

Eclipses lunares y Espiritualidad Femenina….aclaraciones antes del bombardeo de información en las redes.

Imagen: «Red Lunar Eclipse» de Sandra Francis

«Un eclipse lunar (del latín eclipsis y este del griego Εκλείψεις) es un evento astronómico que sucede cuando la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, generando un cono de sombra que oscurece a la Luna».  O sea,  la sombra de la Tierra producida por la luz del Sol, se proyecta sobre la Luna. Para que esto ocurra, se requiere que los tres cuerpos celestes se encuentren en una posición de “Sicigia” (1) o cercana a ella. Esto significa que están formados en línea recta. La única luz reflejada desde la superficie lunar se refracta por la atmósfera de la Tierra. Esta luz parece rojiza por la misma razón que una puesta de sol o un amanecer: efecto de la dispersión de Rayleigh (2). Debido a este color rojizo, una Luna totalmente eclipsada a veces se llama Luna de sangre.

El tipo y duración de un eclipse lunar depende de la posición de la Luna respecto a sus nodos orbitales que son los puntos donde la órbita de la Luna cruza el plano de la órbita del Sol. Este proceso se repite varias veces en el año….y muchas veces en nuestra vida.

Hoy día podemos encontrar explicaciones astronómicas en muchas páginas de Internet, libros, etc. En la antigüedad, especialmente si alguien de cierta importancia sacerdotal lo decía,  se creía que esta oscuridad era un signo de un gran cambio y un mal presagio de lo que estaba por venir. Se creía que un eclipse lunar traería un aumento de la oscuridad y que el mal florecería.

Estas creencias han creado supersticiones en torno a los eclipses lunares, algunos de los cuales todavía se observan hoy.

Muchas culturas creen que las mujeres embarazadas no deben salir en un Eclipse lunar por temor a un aborto espontáneo. Algunas personas también creen que comer durante un Eclipse lunar trae mala salud y mala suerte.

Hay muchas supersticiones y creencias que rodean a Eclipses, y la mayoría de ellas parecen derivarse del hecho de que la noche oscura y la sombra en la Luna traen un sentimiento ominoso. Y esto nos lleva a revisar lo que Patrica Monaghan llamó la «conspiración de Apolo». Desde la época clásica, Occidente ha estado «impregnada» por la dualidad. Según Monaghan las mujeres debíamos corrernos de ahí y reclamar la Luz y la Oscuridad. En los opuestos: «Noche y día», «Negro y blanco», «Cuerpo y mente», «Luna y sol», se atribuia o atribuye lo primero a la mujer. Una forma encriptada de decir que nuestra conexión con la oscuridad, la materia que atrapa al Logos, es lo más bajo e imperfecto. El héroe solar nos libera, la bruja en cambio es una tentadora, un peligro, una lunática. Dios está en los cielos y la Diosa yace en la Tierra…Y todo esto cobró estatus de “verdad” con los griegos….y se cristalizó en la Astrología y la Alquimia, perpetuándose en algunas escuelas esotéricas que nutrieron a varias tradiciones neopaganas. Y creo que hasta Jung metió la pata, hablando sobre los arquetipos universales y ciertas cosas de la mente femenina. Por ello este tipo de creencias se perpetúa. En lo personal, respeto las convicciones personales, cada quien es libre de atarse a sus convicciones. Pero la última temporada de eclipses, fue una guerra de memes, avisando sobre las calamidades de hacer trabajo personal durante estas fechas. Es cierto que es un momento que no aporta a la magia lunar, hacer «Agua de Luna» o alunar cristales…aquí estamos hablando de otra cosa.

Desde la Astrología Védica, también se conserva la definición negativa. Según este enfoque hay un aumento en las cualidades Raja-Tama que tiene efectos negativos en la humanidad. Estas creencias se hay proyectado es una estructura social muy rígida. Misógina. La práctica espiritual y estar enraizades, nos protege. En lo personal, creo que no hace falta un eclipse para percibir estas energías en una ciudad, especialmente en estos momentos.

La Luna se ha asociado durante mucho tiempo con lo femenino y si la vemos como un símbolo de feminidad, una energía que va más allá del género, tener este momento de sombra es casi como un renacimiento. Un renacimiento de la energía femenina. Esta energía trata de conectarse con las emociones, conectarse con el cuerpo y con la intuición. Se trata de entrar a esa «sombra» y permitirse reflexionar en las aguas oscuras y sombrías de nuestros  corazones, mentes y almas en un proceso de limpieza de todo lo que ya no sirve, para que puedas renacer.

En ese breve momento del Eclipse, se nos invita a todas las personas a bucear en un nivel más profundo en el pozo de nuestra interioridad para ver qué es «verdad». ¿Cuál es la verdad, nuestra verdad, que nos permite dar un paso adelante, levantarnos y convertirnos en la mejor versión de nuestra persona?

Aunque tenemos eclipses lunares cada año, sus energías nos afectan de diferentes maneras, dependiendo de dónde nos toca, qué ámbito de nuestra vida. Y eso está indicado en nuestro mapa natal. Aunque cada eclipse lunar puede tener sus propios efectos energéticos y significado astrológico, también tienen la capacidad de agitar las cosas a nivel físico, emocional y del alma.

En un nivel físico …
Los eclipses lunares tienden a agotar nuestra energía, haciéndonos sentir cierto letargo o agotamiento. También pueden interferir con nuestro ciclo de sueño y nuestras hormonas, haciéndonos sentir irritables, cansados, malhumorados y simplemente fuera de balance en general.

Los ciclos de la Luna también tienen relación con el ciclo menstrual, y es muy común que las mujeres estén sangrando, ovulando o experimentando molestias durante un Eclipse. Buen momento para adentrarse en nuestra ciclidad y ver de que se trata realmente el PMS…

En un nivel emocional …
Los eclipses lunares tienen el poder de atraer y extraer mucha energía emocional de las profundidades hacia la superficie. Por esta razón, podemos sentirnos más sensibles o más conscientes de nuestros pensamientos y sentimientos.

La sanación emocional es extremadamente poderosa durante el tiempo de Eclipse, por lo que si notas que los viejos sentimientos emergen a la superficie, ten en cuenta que hay un apoyo cósmico para ayudar a despejarlos y liberarlos.

Tener emociones intensas también puede hacernos sentir ansiedad o retraimiento, pero la canalización hacia un proyecto creativo o trabajo de sanación puede ayudar con esto.

En el  nivel del Alma …
Siempre que hay una fuerte actividad lunar, se crea la vibración y el ambiente adecuados para trabajar y fortalecer nuestros dones intuitivos y psíquicos.

Los eclipses lunares también tienen la capacidad de revelarnos parte de nuestro contrato de alma o camino del alma, ya que a menudo desbloquean eventos o permiten cierta comunicación con nuestro pasado. Los eclipses lunares son realmente un momento «guía» del Universo y nos revelan el próximo capítulo de crecimiento que se está preparando para desarrollarse en nuestra vida.

Para contrarrestar estos síntomas, es importante comprender qué signos y sus grados están tratando de mostrarte esa guía cósmica durante un Eclipse.

Sintonizar y expresar su creatividad, hacer una visualización y descansar lo suficiente también pueden ayudar a equilibrar tu cuerpo. Se pueden usar las herramientas de Terapia Vibracional que estén a disposición: remedios florares, cristales, sonido…. una excelente manera de ayudar a moderar cualquier energía sensible o frustrada que pueda traer el Eclipse.

Los eclipses lunares son puntos de inflexión. Son puntos de renacimiento, son puntos de energía femenina altamente concentrada, y todo esto nos permite entrar y descubrir nuestra verdad más elevada. Siempre te colocan donde necesitas estar. Hay un llamado a limpiar y ordenar un cajón del armario de nuestra vida. 

Ahora que conoces estas diferencias, estás en libertar para abrazar la energía del eclipse lunar y usar su poder para despejar, liberar y reflexionar en las aguas de tu propio corazón y alma.

¡Gracias y bendiciones!!!

Mónica Gobbin

(1) En astronomía, una sizigia (del griego συζυγία, «reunión», y después del bajo latín, syzygia) es una situación en la que tres objetos celestes, o más, están alineados. Es un término generalmente utilizado para la alineación del Sol, la Tierra y la Luna o de un planeta.

Por ejemplo, los eclipses de Sol o de Luna son sizigias; también se habla de sizigias para referirse al de la luna llena (plenilunio) y la luna nueva (novilunio), cuando el Sol y la Luna están en conjunción y oposición, respectivamente, a pesar de que no están perfectamente alineados con la Tierra.

En el caso de un planeta es el momento de la conjunción planetaria y de la oposición planetaria.

(2) La dispersión de Rayleigh (en honor a lord Rayleigh, que fue el primero en explicarlo en 1871​) es la dispersión de la luz visible o cualquier otra radiación electromagnética por partículas cuyo tamaño es mucho menor que la longitud de onda de los fotones dispersados. Ocurre cuando la luz viaja por sólidos y fluidos transparentes, pero se ve con mayor frecuencia en los gases. La dispersión de Rayleigh de la luz solar en la atmósfera es la principal razón de que el cielo se vea azul.

 

Write a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.